Fecha
4 de septiembre de 2023
LEER EL TIEMPO
6min

La terapia del frío está de moda este año. Apenas puedes abrir tus redes sociales y ver a alguien nadando al aire libre o sentado en un hielo bath. Todas las formas de terapia de frío, también conocidas como hidroterapia. Algo que puedes empezar tú mismo fácilmente. Simplemente en casa. Nos gustaría contarte cómo puedes empezar con la terapia de frío.

¿Qué es la terapia de frío?

Antes de iniciar la terapia de frío, conviene saber exactamente en qué consiste. Con la terapia de frío se entra literalmente en el frío. Tenga en cuenta que, en realidad, la terapia de frío siempre se realiza con agua. La crioterapia es ligeramente diferente. Básicamente, la terapia con agua fría consiste en que el cuerpo crea la temperatura para combatir el frío por sí mismo. Por ejemplo, cuando te duchas con agua fría, la sangre fluye hacia la superficie de la piel. Los capilares se abren. Cuando la sangre vuelve a los órganos, éstos reciben una especie de descarga que modifica inmediatamente la secreción glandular.

Cuando los vasos sanguíneos y los capilares están completamente abiertos, el cuerpo no siente frío bajo el agua, sino que se calienta utilizando su propia capacidad circulatoria. Este ejercicio ayuda a fortalecer el sistema nervioso. Esto puede mejorar tu práctica de la meditación y ayudarte a concentrarte mejor, para vivir de forma óptima. Así pues, la práctica diaria y consciente de la terapia del frío te ayuda a tener un cuerpo sano y vital, con un sistema nervioso que funciona de forma óptima. Y no olvides los beneficios mentales.

Diferentes formas de terapia con frío

Como puedes leer en los párrafos anteriores, hemos hablado de la ducha fría como terapia de frío. Pero, ¿sabías que hay más formas de disfrutar de los beneficios del frío? Todas ellas tienen un enfoque ligeramente diferente, pero tienen los mismos beneficios y efectos sobre tu salud. Las diferentes formas de terapia con frío son:

¿Cómo puedo iniciar la terapia de frío?

Dado que los distintos métodos de terapia con frío son similares en su planteamiento, básicamente se empieza con todos ellos de la misma manera. En realidad, la mejor forma de empezar con la terapia de frío es ponerse bajo una ducha fría. Es una forma muy accesible y se puede hacer en casa durante tu rutina matutina, por ejemplo. Y con las duchas frías te preparas para tomar una bath helada o nadar en un lago frío.

Wim Hof describe un protocolo con exposición al frío para principiantes en su libro El método Wim Hof (2020). También aconseja meterse bajo una ducha fría. Según Hof, es importante ir poco a poco y practicar al menos cinco días a la semana. Es importante seguir tus sensaciones durante la terapia de frío y no forzar nada. ¿Te parecen 30 segundos demasiado largos? Empieza la terapia fría con segundos 15 y ve aumentando poco a poco.

Programa de duchas frías de Wim Hof

  • Semana 1: 30 segundos de agua fría al final de una ducha caliente
  • Semana 2: 1 minuto de agua fría al final de una ducha caliente
  • Semana 3: 1,5 minutos de agua fría al final de una ducha caliente
  • Semana 4: 2 minutos de agua fría al final de una ducha caliente
(fuente: El método Wim Hof)

El siguiente paso para iniciar la terapia de frío

Si quieres llevar la terapia de frío un paso más allá, puedes optar por meterte en una bath helada o nadar al aire libre en invierno. Si ya eres un incondicional de las duchas frías, seguro que esto también te resultará más fácil. (Hablo por experiencia ;)).

Anteriormente, escribí un blog sobre cómo empezar a nadar en aguas frías. Puedes leer ese blog aquí. En realidad, las mismas cosas que debes tener en cuenta al iniciar la terapia de frío en un hielo bath y al nadar son prácticamente las mismas.

  • Escucha a tu cuerpo
  • Empieza con una ducha fría o un cubo de agua para acostumbrarte al frío
  • Asegúrate de ir con alguien
  • Elige un lugar seguro para nadar
  • No te confíes demasiado. En otras palabras, no permanezcas demasiado tiempo en el agua fría. - Prepárate bien
  • Asegúrate de que tu cabeza no se enfría demasiado.
  • Cuando entres en un hielo bath, baja la temperatura poco a poco

¿Cuándo empezarás la terapia de frío?

Como puede ver, no es nada difícil iniciar una terapia de frío. Es muy fácil. Todo el mundo tiene una ducha dentro de casa o una manguera en el jardín bajo la que puede meterse.

Según Wim Hof, los primeros beneficios para la salud empiezan incluso con los grados15. Por lo tanto, al principio no tiene por qué hacer mucho frío. Puedes ir bajando poco a poco la temperatura cuando notes que te vas sintiendo cómodo con ella.

Estaremos encantados de ayudarte con tu primera y, sin duda, con tus próximas sesiones de baño de hielo. Echa un vistazo a nuestros baños de hielo o ponte en contacto con nosotros.

Previous Post
Ninguna entrada anterior
Siguiente entrada
No hay próxima entrada

ÚNETE ALFRÍO
con
el Icetub Barrel

Presentamos nuestro Icetubs Barrel , diseñado para redefinir tu experiencia de terapia de frío. Fabricado en acero inoxidable con acabado thermowood.

Alimentado por nuestro diseño holandés Icetubs Engine™️ para proporcionarte agua limpia helada, 24 horas al día, 7 días a la semana.

Pide un presupuesto

Últimos blogs

Fecha
20 de febrero de 2024
Etiqueta
Terapia de frío

Cómo hacer tu propia cubitera: Guía paso a paso

Tanto si eres un deportista en busca de soluciones de recuperación como si simplemente buscas refrescarte durante los calurosos días de verano...

Fecha
20 de febrero de 2024
Etiqueta
Terapia de frío

¿Los baños de hielo son peligrosos? Comprender los riesgos y los protocolos de seguridad

¿Son peligrosos los baños de hielo? Explorando los peligros y las medidas de seguridad tras el frío...

Su cesta

Nombre del producto
Opción 1
$0
Muchas gracias. Hemos recibido su envío.
¡Uy! Algo ha ido mal al enviar el formulario.
Subtotal
$0
Pedido